DANZANTI. Bailar, morir y renacer en comunidad
Lunes 20 a viernes 24 de enero 10:00 a 12:00 hrs.
El Jach’a Tata Danzanti es una danza ritual altiplánica del territorio boliviano, interpretada por un joven escogido por sus habilidades para la danza y su fuerza moral y física. Antes de la fiesta era alimentado con manjares y bebidas a toda hora y pasaba la noche con una mujer virgen. Finalmente el Danzanti bailaba tres días seguidos, día y noche sin descansar hasta morir. Muchos dicen que esto era metafórico pero se ve que debido a la máscara enorme que llevaba puesta el cuello se fracturaba en algún momento. Este sacrificio servía para que la comunidad estuviese a salvo de plagas y sequías.
¿Cómo llevamos a transformar una práctica corporal personal en un beneficio para una comunidad completa?
Inspirándonos en la poesía del Danzanti es que se conforma esta práctica de danza contemporánea.
Comenzaremos por preparar/entrenar el cuerpo tomando como referente algunos patrones de comportamiento del agua, atributo generador de vida y movimiento.
El agua es flexible, adaptable a cualquier forma que la contenga. Tiene la potencia para empujar y avasallar con todo a su paso, a la vez que posee la suavidad del flotar. Se desliza y ondula, se precipita, se solidifica, se evapora, disuelve, se retrae y se expande, es irrompible, flexible, visible e invisible. Realizaremos entonces un trabajo exploratorio de la idea de cuerpo líquido, un ágil entrenamiento basado el binomio empujes y espirales junto al potencial de la combinación flexibilidad más fuerza, para generar finalmente una danza placentera que nos lleve a “bailar hasta morir”. Es en ese estadio de cuerpo y consciencia donde propongo probar principios simples que nos lleven a descubrir de qué manera la danza particular se vuelve un aporte recíproco dentro de un grupo.
Les invitamos a participar de este taller de danza contemporánea, danzando hasta morir.
Betania Gonzalez, formada en danza en la Universidad de Chile, ha profundizado sus estudios en seminarios de creación, improvisación y técnicas de danza contemporánea en Chile y el extranjero. Ha logrado posicionarse en la escena nacional al desempeñarse activamente desde hace ocho años como intérprete de danza independiente, trabajando tanto con creadores de trayectoria como en proyectos emergentes, entre ellos: Francisca Espinoza, Pablo Cortés, Rodrigo Chaverini, Andres Cárdenas, Isabel Croxatto, Sergio Valenzuela, Francisca Sazié, Lucía Russo (Argentina), Thomas Bentin (Dinamarca). Además integra el proyecto Nerven&Zellen de videoclips musicales en lengua de señas para no oyentes. Entre las creaciones de su propia autoría destacan el videodanza Lapsus (junto a Javier Estévez), la instalación de bocetos coreográficos para llevar Suvenir,  la intervención Vino de Honor (colaboración con Francisco Bagnara), el video danza El Asesinato de lo Real y su más reciente proyecto coreográfico Los Seres.