Esta obra coreográfica se desarrolla dentro de un espacio escénico triangular, los espectadores se sitúan en cada uno de los vértices, y los lados de este triángulo son telones donde se proyectan imágenes.

Esta trilogía habla sobre el PODER, aludimos a su efecto en las personas, sobre el ciudadano normal, ese que tiene esperanzas de dignidad, y aspira a una convivencia tranquila, el que construye humilde y dificultosamente su entorno, el que hace un esfuerzo titánico, por alcanzar su realización llena de ambiciones solidarias, esos hombres y mujeres que practican su oficio o profesión, que le otorgará una satisfacción misteriosa y cálida, con la que enfrentar el transcurrir del tiempo, donde anidará el orgullo de los sacrificios y esfuerzos recompensados, junto a las anécdotas que llenan la historia familiar, y sostienen un futuro para los nietos en tiempos mejores.

Primer Acto-Por la Razón y la Fuerza-Alguien cambió su jardín por una terraza fría, limpia y sin vida, las plantas desaparecieron y se llevaron la alegría de las flores y su perfume, sobre el sonido de las marchas militares y su brutalidad, se construyó un imperio marcial y mudo, con el dolor de los ciudadanos y los Mesías del Tío Sam, se impuso el orden y los designios del mercado, los hombres y mujeres perdieron su dignidad, sus cuerpos fueron mutilados y amordazados y llegaron tiempos menos brutales “en la medida de lo posible” y el dolor se acumuló en la burocracia de la legislatura, mientras cada uno lucha por su subsistencia, los espacios públicos se llenaron de cámaras y el comercio transa en el mercado la jubilación de las personas. Y usted ¿Cómo quiere que termine todo esto?

Segundo Acto -La Ley del Embudo- Aquí, hoy habitamos bombardeados de exterioridad y revestimiento, bajo determinaciones de comunicación tecnológica, y una exasperante organización burocrática, todo parece fluir en un círculo de vicio mercantil y materialista, estamos ahogados en superficialidad grosera y entretenida, restringidos por normas económicas, domesticados para ser consumidores, de aspiraciones desechables y a corto plazo, el cuerpo es un objeto que se vende por partes, y el ser humano es cifra de estadística, una angustia subterránea y desconforme reclama una liberación, una revolución que vuelva la sustancia a la vida y sus propósitos.

Tercer Acto-Utopía-Se alza la campana, repiquetea el espíritu, y se moviliza el cuerpo del territorio ciudadano, se instala el cambio, la propuesta que activa y sacude, el cuerpo que abre los espacios y los ofrece, que deroga las restricciones internas, y las imposiciones externas, y la vibración de una alegría entrañable y contagiosa diluye la mezquindad, la solemnidad agria y represora, se desata la censura y se colorean los uniformes, el autoritarismo se diluye confrontado a una transparencia solidaria, honesta y juguetona, entre todos revitalizamos el sentido de lo humano y su capacidad de asombro, llevada por la vibración de la magia instalada en la perseverante acción de nuestra irrenunciable humanidad.

Esta creación fue nominada a los premios Altazor 2007, como mejor coreografía.

Música de José Miguel Candela

 

Registro Fotográfico.

FICHA TÉCNICA

Duración_ 1 hora 30 minutos

Amplificación

_2 cajas acústicas activas Mackie o similar, 300 watts, con sus  respectivos pedestales.

_Mesa mezcladora Mackie 8 X 4, o similar

_1 reproductor de CD

_1 micrófono Shure SM58

Iluminación

_40 focos par 56  – 300 watts. c/u

_5 halógenos de 500 watts. c/u

_Mesa Trifásica, mínimo 12 dimers

Espacio y escenografía

El montaje Status Quo, ocurre en espacios abiertos, pues implica la instalación de una estructura desmontable, tipo mecano, de 12 x 12  mts. perimetrales y 6 mts., de altura, con paredes móviles y grandes portones, más ventanas y puertas.

Obra interactiva, sobre la recuperación de la memoria histórica, y su impacto en la intimidad de la familia chilena.